Pre-Nueva Zelanda

La gente que no me conoce me pregunta: ¿Por qué Nueva Zelanda? Me vienen mil razones por las cuales valdrá la pena un largo viaje para llegar hasta la otra punta del Mundo. Todo empezó cuando vi por primera vez la Haka de los All Blacks, una danza de guerra ancestral donde a cualquiera se le pone los pelos de punta. Y quien no ha visto los paisajes en el Señor de los anillos? En vez de anillo iremos con una mochila vacía para llenarla de aventuras y experiencias en un entorno lleno de montañas, glaciares, fiordos, lagos, pingüinos y muchas ovejas.

 

Siguiente pregunta: ¿Por qué en invierno? “Freeride trip” es la respuesta. Esta claro, en nuestro viaje no puede faltar  nuestra pasión por esquiar. Para nosotros la aventura empieza unos meses antes cuando compramos un mapa y navegamos en él para seleccionar las mejores rutas para subir una montaña, parace fácil pero realmente se complica pues estaremos en un terreno muy salvaje y con aproximaciones muy largas. Por otra parte encontraremos estaciones de esquí, los famosos “club fields” que se caracterizan por ser estaciones pequeñas con mucho terreno de fuera pista y por sus remontadores únicos, los nutcrackers.

 

Pero… “como podreis visitar tanto y en tan poco tiempo”? La respuesta es Vanlife. Llevaremos encima nuestro apartamento con ruedas y se llamará Jucy;no será la única opción, pues hay varios refugios, todos bien equipados. La ruta dependerá de las condiciones meterológicas y el estado de la nieve, pero casi seguro que será una ruta circular, empezando por Craigiburn, Arthur Pass, Temple Basin, Mount Cook, Milford Sound, Mount Olympus, Treble Cone y mucho más.

 

Y la cuarta pregunta qué me suelen hacer…¿cargaras tus esquís hasta allí? Eso sin duda, finalmente me llevaré mis  Black Crows, en concreto los Navis Birdie. Seré breve en el material, sobretodo un buen saco de dormir, música (carpeta de spotify personalizada para el viaje) y la mejor compañía Raul Díez.